EVOLUCIÓN DE LAS PALABRAS DEL LATÍN AL CASTELLANO

EVOLUCIÓN DE LAS PALABRAS DEL LATÍN AL CASTELLANO

Para descargar este tema, clicar aquí

I. NOCIONES PRELIMINARES

II. EVOLUCIÓN DE LAS VOCALES LATINAS

III. LAS CONSONANTES LATINAS

IV. FENÓMENOS ESPECIALES

ANEXO I Ejercicios

ANEXO II Solucionario

—————————————————-

I. NOCIONES PRELIMINARES

Latín clásico y latín vulgar. Lenguas romances.

     Los romanos llegaron a formar, mediante la conquista, uno de los imperios más grandes y mejor organizados que ha habido en la historia, en el que el latín fue la lengua oficial. No obstante, en el paso del latín a las lenguas romances contribuyeron, por un lado, el latín clásico, culto y escrito, que se aprendía en la escuela y se utilizaba en la redacción de los textos literarios, y, por otro, el latín vulgar o lengua de la conversación, empleada en las relaciones humanas tanto por la gente culta como, sobre todo, por el pueblo menos ilustrado. Esta última, por tanto, fue la lengua habitual y oficial en los territorios conquistados por Roma, utilizada por los gobernantes, legionarios, comerciantes y colonos, así como por los indígenas, los cuales procuraron aprenderla en un espacio de tiempo relativamente corto, aun cuando no les fuera impuesta, por la necesidad que tenían de hacerse entender con los funcionarios en las gestiones de carácter administrativo y con los mercaderes y colonos, procedentes en su mayoría de Italia al comerciar con ellos.

     El hecho de que el latín vulgar fuera una lengua hablada y superpuesta a lenguas indígenas preexistentes motivó que, en las diferentes provincias creadas por Roma en los territorios conquistados e incluso en las distintas regiones de una misma provincia, se produjeran desde muy pronto numerosas variedades dialectales, que dieron lugar posteriormente a las lenguas romances. Mientras el Imperio Romano se mantuvo cohesionado, cabe pensar que un ciudadano de Gades (Hispania), por ejemplo, podía entenderse en latín con otro de Apamea (Siria), siempre, claro está, que ambos tuvieran unos conocimientos aceptables de esta lengua a nivel conversacional. Ahora bien, cuando el Imperio Romano de Occidente cayó en poder de los bárbaros (alamanes, francos, visigodos, ostrogodos, suevos, etc.) y se formaron en él diversos reinos, las  diferencias dialectales, a las que hacíamos antes mención, se acentuaron, por lo que la lengua latina oficial evolucionó con absoluta libertad. Así esta lengua latina común en los territorios de dominio romano se fue desgajando y fragmentándose en numerosos dialectos hasta tal punto que los más importantes pasaron a tener, unos siglos después, la entidad de lenguas, sobre todo cuando los documentos destinados al pueblo se empezaron a redactar en la lengua a la que el Concilio de Tours, en el s. IX, bautizó como lingua Romana rústica, para diferenciarla de las lenguas “bárbaras”, por un lado,y del latín culto, por otro. De hecho, en este siglo tenemos ya un texto románico seguro: los Juramentos de Estrasburgo, del año 842, redactados en francés antiguo. En España, el primer documento en el que aparecen palabras en romance, que traducen ciertos términos latinos poco comprensibles para el pueblo, son las Glosas Emilianenses, fechadas en torno al 900 según el filólogo Manuel Díaz y Díaz, encontradas en el monasterio de S. Millán de la Cogolla, en la Rioja, ylas Glosas Silenses,de finales del s. X, halladas en el monasterio de Silos, al Sureste de Burgos. De cualquier forma, las principales lenguas románicas, romances o neolatinas, derivadas del latín vulgar, que se  hablan en el momento actual, son las siguientes:

Castellano (desde su inicio en el s. IX hasta el s. XVI): designa la lengua oficial de España, de Méjico y de todos los países de América Central y de América  del Sur, excepto  Brasil y las Guayanas, aunque también se habla de manera creciente en EEUU.

-Catalán: se habla en las Comunidades de Cataluña y de Valencia, Comunidad de Baleares, Rosellón (Francia), Andorra y Alguer (en la isla de Cerdeña).

-Gallego: se habla en la Comunidad de Galicia.

-Francés: se habla en Francia, sur de Bélgica, Cantones occidentales de Suiza, Canadá (Quebec), Haití, algunas de las Pequeñas Antillas y países francófonos de África.

-Portugués: se habla en Portugal, Brasil, Islas Azores y Madeira, Angola y Mozambique.

Italiano: se habla en Italia y en algunos Cantones suizos.

-Provenzal u occitano: se habla en el sur de Francia.

-Sardo: se habla en Cerdeña.

-Retorromano, ladino o rético: se habla en el cantón suizo de los Grisones, en el Tirol italiano y en le  provincia italiana de Friul.

-Rumano: se habla en Rumania y en algunas provincias de los países limítrofes.

Palabras patrimoniales, cultismos, semicultismos y dobles etimológicos.

     Todas estas palabras derivan del latín, aunque han seguido un proceso distinto en su evolución al castellano hasta alcanzar la forma definitiva. Así, las palabras del castellano derivadas del latín que han modificado la base léxica etimológica por la acción de determinados fenómenos fonéticos se denominan patrimoniales o populares, como sucede en miedo< mětu;  pelo < pĭlu. Por su parte, aquellas que han conservado los sonidos latinos intactos o muy ligeramente romanceados o bien han mantenido la base léxica original latina se denominan cultismos, como en digital < dĭgĭtāle (solo se ha suprimido o ha desaparecido la –e del final). Ahora bien, algunas palabras latinas han dado lugar, en su evolución al castellano, a una patrimonial y a otra culta, con significado distinto incluso, a las que se las suele llamar dobles etimológicos (o dobletes), como se ve en operariu > obrero (patrimonial) / operario (cultismo). Los cultismos se han introducido en la lengua española en diferentes períodos, uno de ellos fue el s. XV por la influencia humanística y el desarrollo de la poesía alegórica, que se prolongó en obras de autores del s. XVI, época renacentista, pero sobre todo en el s. XVII, siglo del barroco, especialmente con el culteranismo cultivado por Luis de Góngora en poemas con versos largos y el empleo frecuente de palabras esdrújulas para dar mayor solemnidad al tono pausado. Por último, se entiende por semicultismos aquellas palabras cuyas vocales y consonantes han evolucionado sólo en parte respecto a sus correspondientes latinas, es decir, son palabras que se han quedado a medio camino en su evolución, como codicia  ( < > cob´ditia < cŭpidĭtia), que, de haber seguido la evolución hasta el final, hubiera evolucionado así: cŭpidĭtia  > cob´ditia > codicia > *codiza > *codeza. Algunas palabras han dado doble resultado (dobles etimológicos, con significado diferente), como regŭla > reg´la > regla (semicultismo) / reg´la > rella > reja (patrimonial o popular).

¿A partir de qué caso se produce la evolución de los sustantivos y adjetivos latinos?

     El español tiene su base en el latín, puesto que en el tránsito de una lengua a otra el castellano heredó del latín las categorías de género y número de sustantivos y adjetivos, los tiempos y modos verbalesy el sistema flexional mediante las preposiciones, junto a las funciones y estructuras sintácticas. Desde el inicio, en el proceso de evolución del latín al castellano, el latín vulgar tendió a colocar los modificadores y a sustituir las desinencias casuales por preposiciones. Así, en lugar de las seis formas de casos para cada número, se simplificó en una forma única, generalmente del acusativo, precedida de la preposición “a”.La mayor parte de las formas de sustantivos y adjetivos latinos, en su evolución al castellano, deriva del  acusativo de singular sin la desinencia –m, que en el habla corriente (latín vulgar) dejó de pronunciarse muy pronto, excepto en los monosílabos, en los que se transformó en –n, como sucede en tam > tan. Por ello, figuran sin dicha desinencia los sustantivos y adjetivos latinos que ponemos como ejemplo a lo largo de este trabajo y en la relación que aparece al final del mismo, junto con los números, entre paréntesis, que habrá que consultar para extraer de ellas su correspondiente evolución al castellano. Los sustantivos neutros de la 3ª declinación terminados en –us, como corpus, cuyo acusativo de singular es corpus, evolucionan de modo similar a los sustantivos con acusativo de singular acabado en –um.   

II. EVOLUCIÓN DE LAS VOCALES LATINAS

     La evolución de las vocales latinas al castellano está condicionada por la cantidad  que tenían en latín y por su posición respecto al acento. La cantidad, representada con los signos[ˉ ] y[ˇ]colocados sobre las vocales, indicaba la mayor o menor duración de las mismas. En su evolución al castellano, las vocales  largas (con el signo [ˉ] encima) suelen mantenerse; en cambio, las breves (con el signo  [ˇ]) sufren una importante transformación, al diptongar la “o” breve en “ue”, como en bonu(m) > buenoy la “e” breve en “ie”, como en fěra  >  fiera. Respecto al acento, en latín no existía el acento ortográfico, pero sí el prosódico, el cual recaía siempre, en las palabras de más de dos sílabas, en la penúltima, si su vocal era larga o si esta iba delante de dos consonantes o en contacto con consonante palatal, como en oculu > oc´lo > ollo > ojo o en la antepenúltima, si aquella era breve. Así catēna se acentuaba caténa y aurŭndu se acentuaba aurúndo aunque la “u” fuera breve, por ir delante de dos consonantes; pero virĭde se leía víride. En las palabras de dos sílabas, el acento recae en la penúltima sílaba, sea larga o breve, dado que en latín no hay palabras agudas, excepto los monosílabos.

Vocales acentuadas.

1. La A larga o breve y todas las largas se conservan sin alteraciones en castellano: prātu> prado; făcis > haces; vēla > vela; fīlu > hilo; tōtu > todo; fūmu>

2. La Ě diptonga en ie y la Ŏ en ue: věnis > vienes; rŏta > rueda., pero no diptonga ante palatal.

3. La Ĭ se transforma en e y la Ŭ en o: pĭlu > pelo; lŭtu > lodo.

Vocales inacentuadas.

4. Las vocales iniciales inacentuadas Ā/Ă, Ē/Ě, Ō/Ŏ, así como la Ū y la Ī permanecen casi siempre como en latín: cāballu > caballo; ămīcu > amigo; sēcūru > seguro; rěcitāre > rezar; hōnorāre honrar; cŏllocāre > colgar;  mūtāre > mudar; rīparia > ribera. La a, sin embargo, que, salvo cuando sufre la influencia de la yod, es la más resistente a cambiar, a veces se cambia en e, como en: abscondēre > asscondere > ascondere > esconder.

5. Las vocales inacentuadas Ŭ e Ĭ se transforman en o y en e, respectivamente: sŭperbia > soberbia; pĭscāre > pescar.

6. La vocal protónica (la que va delante de la sílaba acentuada) se pierde generalmente.: delicātu > delicádo > delgado; honorāre > honrar. La A, en cambio, suele conservarse: paradīsu > paraíso. Si hay dos vocales protónicas, se pierde la más próxima al acento: vĭcīnĭtāte > vecinidáde > vecindad;  recŭpěrare > recŭberáre > recoberáre > recobrar.

7. La vocal postónica (va detrás de la sílaba acentuada) desaparece por regla general: pŏpŭlu > póbulo > poblo > pueblo. La I postónica, en cambio, se conserva cuando se pierde la consonante oclusiva sonora (b, d, g): limpĭdu > limpio.

Influencia de la yod.

     Las leyes antes citadas no se cumplen siempre, pues sufren alteraciones debidas, sobre todo, a la influencia de la yod, la cual podía definirse como “todo sonido de i semivocal en hiato (ver nº 8), toda “e” en hiato tras “a” acentuada (ver nº 10) y la i desarrollada por la articulación de la “c” delante de t ( ver nº 52) o de x (<cs) (ver nº 53) o de la g en el grupo “gn”> nn > ñ, cuando éste da ñ en castellano como evolución patrimonial (ver nº 56) o de la g en el grupo romance l > ll > j, cuando este da j (ver nº 62),o de la l enel grupo –ult-> uyĉt > uch (ver nº 51).” Sus principales efectos sobre las vocales que la preceden son las siguientes:

8. A (abierta) + I (cerrada), originaria o i en contacto con la a después de una síncopa tras la desaparición de una oclusiva sonora (b/v, d, g) o sorda (p, t, c) entre vocales o atraída de la sílaba siguiente, especialmente en las desinencias –ariu/-aria, se convierten en e, vocal intermedia en su punto de articulación: laicu > lego;  amaui > amai > amé; sapiat > saipa > sepa; plantagĭne > plantaine > plantén > llantén;  lacte >layĉte >laiche > leche ; prīmariu > primairu > primero.

9. A + I desarrollada por una c cerrando sílaba y seguida de t o por la c incluida en x ( <cs ) se convierten en e: lacte > laiche > leche; fraxĭnu > fraisnu > fresno; axe > aiše > eje.

10. La E en hiato tras a acentuada se convierte en i, la cual es atraída a la sílaba anterior, desarrollando ambas el sonido intermedio e: glarea > glaria > glaira > glera; caseu > casiu > caisu > queso.

11. La Ě y la  Ŏ acentuadas no suelen diptongar en ie y en ue, como vimos en el apartado 2, si van delante de yod.: pěctu >  pecho; nŏcte > noche, frente a cicŏnia > cigüeña.

12. La Ĭ y la  Ŭ  acentuadas permanecen inalterables con frecuencia en romance y no se abren en e y en o, respectivamente, como vimos en el nº 3, si van seguidas de yod: tĭnea > tiña; lŭcta > lucha.

13. Por influencia de la yod, la Ē se cierra a veces en i y la Ō en u, contra lo dicho en el nº 1: cēreu > cirio; ōrdio> urdo.

Vocales en hiato.

14. Hiato de origen latino. Se suele perder una de las dos vocales: d(u)oděcim > doce; mŏrt(u)u > muerto.

15. Hiato de origen romance. Lo corriente es que las dos vocales iguales se fundan en una y más raro que se conserven las dos: sedēre > seere > ser, frente a legěre > leer.

Diptongos.

16. El diptongo AE se pronunció muy pronto, en el habla corriente (latín vulgar), como e, evolucionando cuando iba acentuado como la ě > ie: caelu > cělu > cielo.

17. El diptongo OE evolucionó como ē: poena > pena.

18. El diptongo formado por A + U, originaria o procedente de la vocalización de la l delante de t o de c, se convierte en o, vocal intermedia en su punto de articulación entre la a y la u: auru > oro; paucu > poco; saltu > sautu >soto. En latín vulgar, sin embargo, hubo una tendencia esporádica a eliminar la u del diptongo au: Claudiu > Clodio, tendencia que se generalizó en la Romania (territorios conquistados por Roma) cuando au iba seguido de gu y de scu: Augustu > Agusto (de donde deriva agosto < agŭstu).

19. El diptongo romance IE se convierte en i delante de ll palatal y en otros casos: scutělla > escudělla > escudiella > escudilla saecŭlu > saégulo; saeg´lo >seglo >sieglo > siglo (semicultismo).

20. El diptongo romance UE a veces se reduce a e: flŏccu > flueco > fleco; frŏnte > fruente > frente.

Vocales finales

21. La A y la O se conservan; la I final o en sílaba final se abre en e, y la U final o en sílaba final se abre en o: rosa > rosa; amo> amo; dīxi > dije; martis > martes; fīlu> hilo.

22. La E final, cuando queda en hiato con vocal acentuada, unas veces se hace y, pero otras el hiato ee se reduce o se mantiene.: grege > gree > grey; lege > lee > ley; hŏ(d)ĭe > hoy, frente a pěde > piede > piee > pie; legére > leer.

23. La E desaparece cuando la preceden n, l, r, d, s, c: fine > fin; animāle > animal; movēre > mover; mercēde > merced; mense > mes; luce > luz.

24. La E permanece cuando la preceden consonantes distintas a n, l, r, d, s, c: príncĭpe > príncipe; nave > nave

25. La E permanece cuando la preceden grupos consonánticos: nocte > noche; patre > padre.

26. En formas terminadas en -R, la E de la última sílaba queda como final de las mismas por metátesis de aquélla: sěmper > siempre; sŭper > sober > sobre.

III. LAS CONSONANTES LATINAS

Consonantes iniciales simples.

27. Las consonantes iniciales simples se conservan en su mayoría, como en latín: pŏrta > puerta; mutāre > mudar; lŭpu > lobo; comĭte > conde.

28. La F inicial se convirtió primero en h aspirada, aspiración que perdió después, salvo en el habla popular de Andalucía y Extremadura y de algunos países sudamericanos (harto = jarto). A partir del siglo XVI, se representó generalmente como h sin aspirar: fūmu > humo; facēre > hacer.

29. La F se conserva delante de r y de los diptongos romances ie y ue y del diptongo latino oe: fěru > fiero; fŏrte > fuerte; foedu > feo.

30. La S inicial en algunos casos se muda en“x” antigua (sonoba como]), modernamente transformada en“j” (sonido velar, fricativo sordo); otras veces, se cambia en ç, escrita hoy c o z.: sūcu > xugo > jugo; sapōne > xapone > jabón; sĭccīna > cecina.

31. La G y la I semiconsonante, iniciales, se convierten en y ante vocal anterior (a, e) acentuada: iam > ya; Iacŏbe > Yagüe; y, ante vocal anterior inacentuada, se pierden: geněsta > eniesta > iniesta, moderno hiniesta; y se convierten en j ante vocal posterior (o, u), acentuada o no: iŏcu > juego; iūdĭcĭu > juicio.

Grupos consonánticos iniciales.

32. La S seguida de consonante tiende a desarrollar desde muy pronto una e antepuesta en latín vulgar, como: scūtu > escudo; stabŭlu > establo; spēcŭlu > espejo.

33. Las consonantes iniciales sordas PL, CL y FL se suelen palatalizar en ll.: plorāre > llorar; clave > llave; flamma > llama.

34. El grupo QU unas veces pierde la u en la escritura y pronunciación: quattuorděcim > catorce; otras pierde la u en la pronunciación, pero no en la escritura si va seguida de e o de i: quaero > quiero, quinděcim > quince; sólo en el caso de QUÁ-, QUÓ- acentuados se conserva el grupo y se pronuncia la u: quāle > cual; quomŏdo > como.

Consonantes interiores simples.

35. Las oclusivas sordas P, T, C/Q, entre vocales, se convierten generalmente en sus sonoras correspondientes (B, D, G). La pérdida, por tanto, de la vocal intertónica (protónica o postónica) es posterior a la sonorización de dichas consonantes: lŭpu > lobo; vīta > vida; fŏcu > fuego; aqua > agua; pero hay casos en que la oclusiva sorda se conserva por pérdida de la vocal antes de sonorizarse la consonante sorda: pŏs(ĭ)tu > pŏstu > puesto, o por influencia culta: legalitāte > legal(i)tate > lealtáde > lealtad; tampoco se sonorizan las oclusivas sordas detrás del diptongo au: paucu > poco; autŭmnu > otoño.

36. Las oclusivas sonoras B/V -ambas se confundieron ya en latín vulgar-, D y G, entre vocales, unas veces desaparecen y otras no: probāre > probar / sabūcu > saúco; nīdu > nido / līmpĭdu > limpio; plaga > llaga / sagĭtta > saeta.

37. La labiodental sorda F se convierte en su sonora v.: cŏfănu >cuévano. Pero, como el sonido v se confundió desde antiguo con el de b en la pronunciación, a veces en la escritura sucede lo mismo, como en la palabra rafănu > rábano.

38. Las fricativas sonoras V e I, semiconsonante, unas veces permanecen y otras se pierden: maiōre > mayor /peiōre > peor; lavāre > lavar / rīvu > río.

Consonantes interiores dobles.

39. Las oclusivassordas (P, T, C) dobles se hacen simples y luego quedan inalteradas, salvo que les siga una i (yod): gŭtta > gota;cŭppa > copa; pěttia > pětia > pieza.

40. La MM se simplifica: summu > sumo, así como la SS: grŏssu > grueso, mientras que la LL y la NN, originaria o fruto de la asimilación regresiva en el grupo mn, se transforman en las palatales ll y ñ, respectivamente: caballu > caballo; annu > año; scamnu > escaño.

Consonantes interiores agrupadas

41. Los grupos formados por cualquier consonante precedida de L, R, S, N o M se conservan generalmente: vulpecŭla > vulpeja; altare > altar; forma > horma; ĭste > este; fŭngu > hongo; campu > campo. Las excepciones más importantes a esta regla son las siguientes:

42. Las consonantes oclusivas sordas P, T, C seguidas de L o de R generalmente se convierten en sus sonoras correspondientes (B, D, G), evolucionando como si estuvieran entre vocales (ver nº 34 ): aprīle > abril; patre > padre; sŏcru > suegro.

43. Las consonantes oclusivas sonoras B, D, G seguidas de Lo de Rse conservano desaparecen, como si estuvieran entre vocales (ver  nº 35): cŏlŏbra > coluebra > culebra; quadru > cuadro / quadraginta >cuarainta >cuarenta;  nĭgru > negro / ĭntěgru > entero.

44. RS da ss en la ortografía antigua y, a partir del siglo XVII, se escribió con una sola s: sūrsu > susso > suso;ŭrsu > oso.

45. NS se reducía a s ya en el Imperio romano: pensu > peso; sensu > seso; ansa > asa.

46. MB da m por medio de mm: lŭmbu > lommo > lomo; palŭmba > palomma > paloma.

47. MN da ñ por medio de nn: damnu > danno > daño; stamnu > estanno > estaño.

48. SC.Este grupo consonántico da como resultado el fonema interdental fricativo sordo /θ/, pronunciado [θ] y escrito en la ortografía antigua “ç” y en la ortografía actual “c” (delante de las vocales “e, i”)  o “z” (delante de “a, o, u”): nesciu > neçio > necio; pĭsce > peçe > pez.

49. En el grupo –ÁLT-, la l se convierte en u: altěru > áltero >áutero >aut´ro > otro.

50. El grupo –NCT– se transforma en -nt-: planctu > planto > llanto.

51. El grupo -ULT-se transforma siguiendo el siguiente esquema: 1º el grupo -ult- vocaliza en -uyĉt- (-uit-) y en 2º lugar palataliza en “-uch-”. Así multu > muyĉto > muito > mucho; pultariu > puyĉtario > puyĉtero > puchero; o pultes > puyĉtes > puches.

52. CT > yĉt > ych: factu > fayĉto > heicho > hecho; octo > oyĉto > oycho > ocho. En castellano el grado arcaico yt se detuvo en su desarrollo cuando una ī precedente absorbe la palatal c, eliminando así la causa de la palatalización de la t: fīctu > hito; frīctu > frito.

53. X (= cs) da [x] en castellano antiguo y después [j]: dixi > dixe > dije; exemplu > ejemplo. Pero, si la “cs” queda en final de sílaba, la i proveniente de la vocalización de c se afloja en semivocal y no palataliza la s: sex = secs > seis, no sej.

54. En los grupos PS y PT, se produce una asimilación regresiva de la p y después se reduce el grupo resultante: gypsu > gĭssu > yeso; sěpte > sětte > siete.

55. NG puede dar ñ y nz, rara vez escrito con c en los textos antiguos: cingis > ciñes; gĭngīva > gengiva > enziva > encía.

56. GN da ñ por intermedio de gn > yn > > nn > ñ: tan magnu > tammagno > tamagno > tamayno> tamanno> tamaño; sĭgna >segna > seyna > senna >seña.

57. En los grupos QU y GU, la q y la g evolucionan como si fueran intervocálicas (ver nº 35 y 36), mientras que la u se conserva generalmente ante a: aqua > agua; lĭngua > lengua, y desaparece delante de o, e, i, aunque se conserve en la escritura: alĭquod > algo; sěquo > siego > sigo; aquĭla > águila.

58.Consonantes seguidas de yod:

-TI, CI > c/z.: tertiariu > tercero; puntione > punzón; lancea > lancia > lanza.   

-NI  y LI producen las consonantes románicas  ñ y j, respetivamente: Hĭspania > España; vīnea > viña; sŏmniu > sueño; cĭlia > ceja; consĭliu > consejo; muliēre > mujer.

-DI, GI > y: radiare > rayar; fagea > fagia > haya; pero el grupo cons. + DY da cons. + ç/z.: vĭrdia > verça > verza; věrēcundia > veregondia > vergonza > vergüenza.

-PI, SI, RI. En estos grupos, la yod pasa atraída a la sílaba anterior evolucionando como se vio en el apartado nº 8, como en: capiat > caipa > quepa; caseu > casiu > caisu > queso; area > aria > aira > era.

Grupos interiores romances.

59. Los grupos romances –M´N- y-M´R– dan como resultado el grupo -mbr-: hōmĭne > homne > hombre; famĭne >hámine >hamne >hambre; hŭměru > hŭmro> hombro. La palabra dŏmĭnu perdió la postónica i en época latina, por lo que no se consideró grupo romance y dio dueño, como damnu > danno > daño, y no duembro, que hubiera sido lo lógico.

60. En el grupo romance -B´D-, la b/v se vocaliza en u: debĭta > débida > debda > deuda.

61. En el grupo romance –AL´C-, la l se vocaliza en u: salĭce > salce >sauce.

62. G´l da muchas veces j: ŏcŭlu > ógulo > oglo > ojo; aurĭcŭla > orégula > oregla > oreja.

63. N´M cambia su n en r o l: mĭnĭmāre > menmar > mermar; anĭma > anma > alma.

64. N´R da n-d-r: cĭněra > cenra > cendra, pero otras veces se produce inversión de ambas consonantes: těněru > těnro > tienro > tierno, y más raramente se conservan éstas: honorāre > honrar.

Consonantes finales.

65. Las consonantes finales latinas desaparecen, excepto S y R, la cual pasa a ser interior: amas > amas; ĭnter > entre.

66. La M en los monosílabos se convierte en n: cŭm > con; tam > tan.

67. Las consonantes finales romances son N, L, R, D, S, C, como se vio en el nº 23: puntione > punzón; consŭle > cónsul; amāre > amar; mercēde > merced; mense > mes; pace > paz.

IV. FENÓMENOS ESPECIALES

68. Asimilación. Es la atracción que ejercen unos sonidos sobre otros convirtiéndolos a su naturaleza. Así, los grupos –ps– o –pt-, la p sufre una asimilación regresiva y el grupo resultante se simplifica después: ĭpse > esse > ese; captare > cattare > catar; sěpte > siette > siete. A su vez, el grupo romance –md– se convierte, por lo mismo, en –nd-: comĭte > cómide > comde > conde. Otros casos de asimilación: directu debió dar direcho, por ser la i larga, pero da derecho al ser atraída ésta por la e acentuada; a su vez, seměnte no da semiente, como era de esperar, sino simiente por asimilación de la primera e por la i del diptongo ie.

69. Disimilación. La disimilación consiste en diferenciar dos sonidos próximos para evitar que se confundan: vīgĭnti > viinte > veinte. La disimilación produce a veces eliminación de algún sonido: arātru > aradro(ver nº 42) > arado e incluso la eliminación de una sílaba: trītĭcu > tridigo > trigo. Otros casos de disimilación: r r >  r l: rōbŭre > robre >roble; carcěre > cárcel, y, menos frecuentemente, lr: tarātrum > taradro > taladro; n > l n: Barcĭnōna > Barcelona; comunigáre > comungar > comulgar.

70. Metátesis. Es el cambio de lugar de algún sonido, fenómeno muy corriente en el habla vulgar de las personas analfabetas o con conocimientos escasos de la lengua, las cuales tendieron siempre a articular los sonidos de una palabra de la forma más fácil. Dentro de la metátesis, hay que distinguir la metátesis recíproca o trueque de dos sonidos semejantes, sobre todo la l y la r, que se hallan en sílabas vecinas: cŭmŭlu > comlo > colmo, parabŏla > parabla > palabra; y la metátesis sencilla, según la cual un solo sonido o fonema cambia de lugar: praesepe > presebe > pesebre; ĭntěgrare > entregar.

71. Influenci de una palabra sobre otra. En algunos casos, una palabra sufre la influencia de otra con la que está asociada por algún motivo. Así, de los días de la semana, el lunes (dies Lunae) y el miércoles (dies Mercurii) no tenían s en su desinencia, pero la tomaron por influencia de los otros que sí la tenían, como martes (dies Martis). Estrella, por su parte, procede de un cruce entre stella y

A N E X O I

Palabras latinas con los números, entre paréntesis, que habrá que consultar para saber  su evolución al castellano

1.Lătu (21, 1, 35) >                             
2.Mūtu (21, 1, 35) >
3.Těrra (21, 2) >
4.Gŭla  (21, 3) >
5.Bŭcca (21, 3, 39) >
6.Pŏnte (2, 24) >
7.Sēta (21, 1, 35) >
8.Formīca (21, 37, 1, 35) >
9.Rēte (35, 1, 23) >
10.Caecu (21, 35, 16) >
11.Vĭrĭde (7, 3, 25) >
12.Fĭde (1, 36, 22) >
13.Foedu (21, 17, 36) >
14.Saltu (21, 49, 18) >
15.Altariu (21, 49, 58, 8, 18) >
16.Catēna (21, 35, 1) >
17.Acūtu (21, 35, 1) >
18.Cŏllu (21, 2, 40) >
19.Scūtu (21, 32, 1, 35) >
20.Mēnse (1, 45, 23) >
21.Cĭppu (21, 3, 39) > 
22.Iŏcu (21, 35, 31, 2) >
23.Pŭteu (21, 58, 3) >
24.Autŭmnu (21, 18, 47) >
25.Fŏlia (21, 11, 58, 28) >
26.Īnsŭla (21, 1, 45, 7) >
27.Rasicāre (23, 35, 6) >
28.Madiu (21, 1, 58) >
29.Crēdit (64, 21, 1, 36,) >
30.Lěpŏre (35, 7, 2) >
31.Pūlĭca (35, 7, 1) >
32.Plĭcāre (3, 35, 1, 23) >
33. Rapĭdu (21, 35, 7, 60) >
34. Sěniōre (23, 58, 4) >
35.Aliēnu (21,1, 4, 58) >
36.Fīliu (21, 1, 58, 28) >
37.Aurŭndu (21, 18, 3) >
38.Tra(n)svěrsu (21, 2, 44, 69) >
39.Sapiat (65, 58, 8) >
40.Apĭcŭla (21, 35, 3, 62) >
41.Lacte (25, 9, 52) >
42.Lactūca (21, 35, 9, 52) >
43.Factūra (21, 9, 52, 28) >
44.Ŏcto (21, 52, 11) >
45.Dŭplāre (5, 42, 23) >
46.Tractu (21, 9, 52) >
47.Maxělla (21, 9, 53, 2, 19, 40) >
48.Salarĭu (21, 58, 8) >
49.Malĭtia (21, 3, 58) >
50.Lītĭgāre (35, 36, 23) >

51.Dēbĭta (21, 35, 7, 1, 60) >
52.Ĭnsĭgnĭa (5, 3, 56, 21) >
53.Lĭgnu (21, 3, 56) >
54.Scrīptu (21, 32, 1, 54) >
55.Stěrcŏre (32, 2, 23, 69) >
56.Scŏrteu (21, 32, 58, 2) >
57.Spatŭla (21, 35, 7, 70) >
58.Sponsa (21, 32, 45) >
59.Hōmĭne (1, 7, 59) >
60.Lūmĭne (1, 7, 59) >
61.Famĭne (7, 59, 28) >
62.Fēmĭna (21, 7, 59, 28) >
63.Semināre (23, 6, 1, 59) >
64.Clamāre (23, 1, 33) >
65.Comitātu (21, 35, 6, 68) >
66.Sěptěmber (54, 65, 2) >
67.Rīparia (21, 35, 1, 58, 8) >
68.Domĭniāre (23, 4, 5, 58) >
69.Dĭgĭtu (21, 35, 3, 5, 36, 15) >
70.Pĭgrĭtĭa (21, 43, 5, 3, 58) >
71.Fŭndu (21, 3, 28) >
72.Těmpŏrānu (21, 6, 4) >
73.Februariu (21, 58, 8, 20) >
74.Litigāre (23, 35, 36) >
75.Căpĭtāle (23, 35, 6, 60) >
76.Fŏlĭa (21, 11, 58, 28) >
77.Sartagĭne (36, 8, 21) >
78.Castěllu (21, 2, 19, 40) >
79.Rŭptūra (54, 5, 1) >
80.Foetōre (35, 17, 28, 23)>    
81.Gŭrgŭlĭu (21, 5, 3, 58) >
82.Sŭper (35, 64, 3) >
83.Autŭmnāle (23, 18, 5, 47) >
84.Sībĭlāre (23, 6, 70) >
85.Gēněru (21, 7, 70, 31) >
86.Animalia (21, 70, 58) >
87.Miracŭlu (21, 35, 7, 70) >
88.Colum(n)ěllu (< columna) (21, 6, 2, 19, 40) >
89.Rapĭdu (21, 35, 7, 0) > 
90.Capitěllu (21, 35, 6, 2, 60, 19) >
91.Sŭbŭndāre (5, 36, 6, 23) >
92.Ĭngěněrāre (5, 6,23, 64) >
93.Vāgīna (21, 4, 1, 36) >
94.(Dies) Lūnae (1, 16, 71) >
95.(  “  ) Martis (1, 21, 65) >
96.(  “  ) Měrcŭr(i)i (2, 5, 21, 71, 69) >
97.(  “  ) Iŏvis (2, 31, 21, 65) >
98.(  “  ) Věněris (2, 7, 21, 65) >
99.(  “  ) Saturni, luego  Sabbatu (21, 35) >
100.(  “  ) Solis, luego (Dies) Dominĭcu(s) (21, 35,7) >

A N E X O II

Solucionario

01Lătu > lado                                                    
02.Těrra > tierra
03.Sēta > seda
04.Pŏnte > puente
05.Bŭcca > boca
06.Comitātu > condado
07.Formīca > hormiga
08.Fŭndu > hondo
09.Fŏlia > hoja
10.Vĭrĭde > verde
11.Scūtu > escudo
12.Cŏllu > cuello
13.Iŏcu > juego
14.Caecu > ciego
15.Pŭteu > pozo
16.Autŭmnu > otoño
17.Clamāre > llamar / clamar (cultismo)
18.Īnsŭla > isla
19.Mēnse > mes
20.Mansionāta > mesnada
21.Apĭcŭla > abeja
22.Hordeŏlu > horzuelo
23.Lěpŏre > liebre
24.Pūlĭca > pulga
25.Plĭcāre > llegar
26.Mĭnus > menos
27.Sěniōre > señor
28.Aliēnu > ajeno
29.Aurŭndu > orondo
30.Fīliu > hijo
31.Fŏlĭa > hoja
32.Sapiat > sepa
33.Malĭtia > maleza / malicia (cultismo)
34.Rŭptūra > rotura / ruptura (cultismo)
35.Radiu > rayo / radio
36.Quěm > quien
37.Ĭpse > ese
38.Salarĭu > salero / salario (cultismo)
39.Litigāre > lidiar / litigar (cultismo)
40.Altěru > otro
41.Altariu > otero
42.Rīparia > ribera
43.Factūra > hechura / factura (cultismo)
44.Lactūca > lechuga
45.Tractu > trecho
46.Strĭctu > estrecho / estricto (cultismo)
47.Profēctu > provecho
48.Maxělla > mejilla
49.Lĭgnu > leño
50.Ĭmpĭgnu > empeño

51.Domĭniāre > domeñar
52.Arrenditāre > arrendar
53.Crēdit > cree
54.Vĭdēre   > ver
55.Lītĭgāre > lidiar / litigar (cultismo)
56.Vāgīna > vaina / vagina (cultismo)
57.Foedu > feo
58.Magaliāta > majada
59.Dĭgĭtu > dedo
60.Sĭgĭllu > sello
61.Scrīptu > escrito
62.Stŭppa > estopa
63.Scŏrteu > escuerzo
64.Pĭgrĭtĭa > pereza
65.Ĭnsĭgnĭa > enseña / insignia (cultismo)
66.Sĭmĭlĭat > semeja
67.Rapĭdu raudo / rápido
68.Dēbĭta > deuda
69.Civitate > ciudad
70.Căpĭtāle > caudal / capital (cultismo)
71.Capitěllu > caudillo
72.Castěllu > castillo
73.Cultěllu > cuchillo
74.Rasicāre > rasgar
75.Semināre sembrar
76.Hŭměru > hombro
77.Famine > hambre
78.Femĭna > hembra
79.Gŭrgŭlĭu > gorgojo
80.Pŭgnu > puño
81.Autŭmnāle > otoñal
82.Desdĭgnāre > desdeñar
83.Ĭngěněrāre > engendrar
84.Pŏdiu > poyo / podio  (cultismo)
85.Sŭbŭndāre > sondar.
86.Miracŭlu > milagro
87.Sěptěmber > setiembre / septiembre (cult.)
88.Stěrcŏre > estiércol
89.Gēněru > yerno
90.Animalia > alimaña
91.Spatŭla > espalda /espátula (cultismo)
92.Sībĭlāre > silbar
93.Comūnĭcāre > comulgar / comunicar (cult.)
94.(Dies) Lūnae > lunes
95.(  “  ) Martis > martes
96.(  “  ) Měrcŭr(i)i > miércoles
97.(  “  ) Iŏvis > jueves
98.(  “  ) Věněris > viernes
99.(  “  ) Saturni, luego  Sabbatu > sábado
100.( “ ) Solis, luego (Dies) Dominĭcu(s)> domingo

Scroll Up